Image credit:

Primeras impresiones del Razer Phone: esto es más que un teléfono para jugones

El primer teléfono de Razer no es una simple evolución del Robin de Nextbit.
Drita, @drita
11.02.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Razer es sin duda conocida por su oferta de periféricos jugones, sin embargo, cuando la compañía decidió adquirir Nextbit a primeros de año, todos lo vimos venir: la firma estaba interesada en meterse en el mundillo de los smartphones. Vaya locura, que pensarían algunos (me incluyo). Ayer, sin embargo, puede que la percepción de muchos cambiara. La compañía anunció en un enclave bastante geek -el increíble Museo de Ciencia de Londres- su primer teléfono y con ello demostró que esto no es un capricho cualquiera, sino una apuesta firme y por derecho con la que desea encontrar hueco en el dificilísimo sector de la telefonía móvil.

Gallery: Razer Phone, un vistazo de cerca | 13 Photos

Si recuerdas el particular Robin de Nextbit, verás al Razer Phone reflejado en él. La compañía ha querido mantener el factor forma de aquel teléfono, por lo que el nuevo terminal "para jugones" luce un característico cuerpo cuadrado, sin lugar para las curva. Unido a que no es tampoco especialmente delgado (son 8 milímetros de grosor), la sensación de "bloque" se acentúa, logrando al final un cuerpo muy rígido y sólido de excelente construcción -será algo que te llame la atención cundo lo tengas en la mano. La espalda es de acabado mate suave -y, milagro, no marca mis huellas-, extendiéndose por los acentuados bordes.

Algo que pensarás mirando el teléfono es que es un terminal bastante largo y sí, lo es. Culpa de ello lo tienen sus altavoces estéreos colocados en las zonas superior -donde se aprovecha el espacio para la cámara delantera y un sensor- e inferior de la pantalla. ¿No te gustan? Espera a oírlos. De verdad, tienes que oírlos. Son sencillamente geniales y posiblemente uno de los sistemas de sonido más potentes e inmersivos disponibles actualmente en un smartphone (recuerda la certificación THX y la presencia de Dolby). No hay eso sí puesto de auriculares en este equipo -por espacio en su borde no sería, desde luego- aunque encontrarás un adaptador USB-3,5 mm en la caja para que uses los que quieras.

Razer Phone

He destacado su sonido, pero no es la única prestación interesante del teléfono. El Razer Phone viene con una maravillosa pantalla IGZO LCD de 5,7 pulgadas, increíblemente brillante y de colores muy ricos. Los ángulos de visión son además muy buenos. Recuerda además que el panel cuenta con una tasa de refresco a 120 Hz, la misma que ofrece el iPad Pro, convirtiéndose en el primer teléfono disponible en el mercado en tenerla. Para que entiendas de manera sencilla qué significa esta cualidad, lo que consigue es que veas todo en pantalla increíblemente suave y fluido. Quizás en tus apps diarias no lo veas tan necesario, pero los que vayan a jugar con este teléfono (y esa es la idea, claro) o a consumir mucho contenido multimedia van a agradecerlo muchísimo.

No todo es imagen, claro. Bajo la carcasa de este teléfono se aloja un procesador Snapdragon 835 con 8 GB de RAM y una GPU Adreno 540, logrando un teléfono de una fluidez increíble y que se siente potente. Esto lo consigue además con el empleo de un Android (Nougat, pero actualizaba "pronto") bastante limpio, en el que vas a encontrar solo seleccionadas aplicaciones destinadas a mejorar precisamente el rendimiento del teléfono según desee personalizarlo el usuario -más que verlas como soluciones accesorias e intrusivas, encontrarás que son herramientas muy útiles. Eso sí, olvídate del soporte en la nube que ofrecía Robin y que lo hizo precisamente famoso; esta cualidad aquí ha quedado totalmente enterrada.

Razer Phone

¿Otras cosas que se echan de menos? La resistencia al agua o al polvo, por ejemplo, o las opciones de la cámara (con doble sensor), bastante desnuda, ya que solo cuenta con HDR como cualidad más destacable. Razer ha prometido que la actualizará en un futuro para tener otras opciones como el modo Retrato, pero de momento no están disponibles y las posibilidades fotográficas del teléfono se sienten limitadas.

Para la audiencia prevista de Razer, sin embargo, estas deficiencias probablemente no sean problema. Pero sí que podrían ser puntos que resten para el usuario medio, ese que no es tan jugón y que inevitablemente comparará este equipo con otros del mercado que ronden su precio (749 euros). Razer además juega con algo más en contra en este sentido: su propio recorrido en el sector, o mejor dicho, la ausencia del mismo, una inexperiencia que podría pasarle factura ante un público a veces reacio a arriesgarse y dejar de lado las marcas de siempre.

Tendremos que probarlo a fondo para ver si realmente el teléfono es capaz de competir en la liga de campeones, aunque tras estas primeras casi 24 horas con él, puedo asegurar que cualidades para dar juego no le faltan.

From around the web

ear iconeye icontext filevr