Image credit:

Tesla Semi: el futuro del camión eléctrico ya está aquí y es increíble

La tecnología Model S llevada a lo grande.
Drita, @drita
11.17.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Antes te hemos contado que anoche Tesla se sacó un Roadster de la manga (o mejor dicho, de un camión), y es que el evento que la compañía de Elon Musk celebró anoche giraba precisamente en torno a su esperado gran vehículo eléctrico.

El Tesla Semi, que es el nombre que recibe, se vistió de largo con todos los honores (como si de un coche más de la casa se tratase), mostrando que el hecho de ser un camión no está reñido con la elegancia y el diseño minimalista de la casa. Las únicas protuberancias que rompen un poco con su figura son los espejos laterales y una matriz de sensores que se asemeja a unas pequeñas alas situadas en la parte superior trasera a ambos lados del vehículo. Sin duda, parece totalmente (y podría ser) el futuro de este tipo de vehículo de transporte.

Gallery: Tesla Semi | 10 Photos

El camión eléctrico cuenta con un alcance de 500 millas (unos 804 kilómetros) y varias prestaciones tecnológicas como el Enhanced Autopilot (conducción automática mejorada con frenado automático de emergencia, mantenimiento automático de carril y advertencia de salida de carril). Dispone también de funciones propias de grandes plataformas como la prevención de enganches, sensores para la detección de puntos ciegos y registro de datos para la gestión de flotas.

Para intentar alejarse de sus rivales, promete una tasa de recarga de 400 millas (unos 650 km) en 30 minutos a través de sus nuevos megacargadores -el E-Fuso Vision One de Daimler "solo" puede cubrir hasta 220 millas (360 km) antes de necesitar de una recarga. Elon Musk asegura que son su camión y la ruta de megacargadores disponibles "puedes viajar a cualquier lugar del mundo". Estas estaciones serán alimentados por paneles solares y, al igual que los puntos Superchargers (Supercargadores), serán construidos por Tesla.

El interior del camión también es un tanto peculiar, siendo lo suficientemente grande como para estar de pie sin darte en la cabeza. Cuenta con peldaños a ambos lados para facilitar la entrada y salida, aunque estos son bastante altos en comparación con los de los camiones grandes tradicionales. También la posición de conducción con el volante resulta bastante rara: está en el centro, lo que resulta un poco extraño en el mundo del transporte por carretera.

Una vez sentado, el conductor tendrá dos pantallas como la del Model 3, una a cada lado, con toda la información habitual del vehículo a la derecha (velocidad, kilometraje, estado de la batería, mapas, control de temperatura, música, etc.) e información específica del camión a la izquierda.

Esta configuración se consigue gracias al traslado del tren de transmisión a la parte trasera del Semi detrás de la cabina. Existen cuatro motores Model 3 con relaciones de transmisión ligeramente modificadas, de los cuales dos pueden seguir funcionando en carretera si los otros dos fallan. Cada uno está unido a su propia rueda. Al igual que otros vehículos eléctricos, no es necesario cambiar de marcha. El conductor simplemente pisa el acelerador y listo.

El Tesla Semi, por cierto, también tiene su pequeño récord de aceleración. El camión es así capaz de pasar de cero a 100 en cinco segundos cuando está vacío y cero a 100 en 20 segundos cuando se llena con 36 toneladas de carga. Esto es increíblemente rápido para una plataforma grande.

Tesla no está sola en este mundillo. Daimler, Cummins y Toyota (este último con células de combustible de hidrógeno) tienen prototipos de camiones que no dependen de gasolina para moverse. También Volvo mostró un camión semi híbrido a principios de este año, aunque todos estos camiones (a excepción de Toyota) probablemente no estarán en la carretera hasta dentro de unos cuantos (largos) años. Tesla sin embargo ha prometido que empezará con la producción del Semi en 2019.

Si Tesla puede convencer a las empresas de transporte por carretera de que su oferta es más rentable debido a los motores eléctricos y las capacidades de gestión de flotas conectadas que los vehículos diesel tradicionales en la carretera -de hecho, así la vende-, esta será una gran victoria para la firma, por no hablar de la reducción de impacto en el medio ambiente que supone. El avance es sin duda enorme. Bravo, Tesla.

From around the web

ear iconeye icontext filevr