Image credit:

Doogee MIX, el teléfono “sin marcos” de menos de 200 euros

Esto es lo que pasa cuando copias al Xiaomi MIX... y te sale muy barato.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

¿Un teléfono casi sin bordes por 199 euros? Cualquiera caería ante ese reclamo, ¿verdad? Pues eso es justo lo que nos propone Doogee con el MIX, un terminal que claramente imita la apuesta de Xiaomi (no solo por el nombre) y que lo hace con un increíble precio de 259 euros (aunque ya se puede encontrar por 199 euros). Pero, ¿dónde está el truco? Vamos a contarte las ventajas e inconvenientes de apostar por un terminal de estas características.

Nos gusta:



Su precio inicial de 259 euros nos parece un precio muy atractivo para las características que ofrece el terminal, pero teniendo en cuenta que la marca todavía necesita darse más a conocer, la etiqueta podría reducirse un poco más. Y, de hecho, durante el pasado Black Friday pudo encontrarse por 165 euros en Amazon, colocándose a día de hoy en los 199,99 euros.


Tiene muy buen acabado, con cristal en la parte posterior y biseles redondeados, aunque lo que más llama la atención son los marcos de la pantalla, de los que hablaremos más adelante. Cuenta con un procesador Mediatek Helio P25 de ocho núcleos que se porta bien, aunque no esperes volar como en otros terminales de gama alta. Eso sí, podrás tenerlo bien equipado con 6 GB de RAM si optas por el modelo superior, aunque los 4 GB de RAM del modelo estándar serán más que suficientes para el día a día.

El conjunto hace que el terminal se sienta equilibrado. No vas a notar ni que vaya a pedales ni como un cohete, pero cuando recuerdes su precio, te parecerá que funciona a la perfección. Además, el sistema operativo, aunque va personalizado con una capa propia de la marca, llega bajo la versión 7.0 de Android, que aunque no es la última, en conjunto va bastante bien.



La batería por su parte hace un trabajo magnífico consiguiendo grandes resultados con una buena gestión de la energía por software y exprimiendo los 3.380 mAh que ofrece. El comedido rendimiento de los componentes

La apuesta en general es muy interesante, ya que es capaz de ofrecer doble cámara, lector de huellas, pantalla "casi" infinita, y un buen diseño que en la versión de color negro luce bastante elegante. ¿El problema? Algunos puntos que vamos a mencionar a continuación.

No nos gusta demasiado:



El fabricante vende su terminal como un modelo con pantalla sin biseles. Si nos limitamos a repasar las imágenes oficiales, pensaríamos que estamos ante un dispositivo de pantalla espectacular con unos bordes que ya quisieran algunos fabricantes. Pero no. Cuando recibimos el terminal y lo encendimos, pudimos comprobar que los biseles no son tan delgados como lo pintaban, y hasta un OnePlus 5 tiene menos biseles que este Doogee MIX.

El panel además se queda en una resolución 720p que a estas alturas del mercado se nos antoja escasa, más aún en un tamaño de 5,5 pulgadas, aunque luce muy bien en la mayoría de situaciones gracias a que se trata de un panel AMOLED de la mismísima Samsung.

La pareja de cámaras no hacen nada bien su trabajo. Llegan para ofrecer angular y zoom de 2 aumentos, con el consiguiente efecto bokeh para el modo retrato, y los resultados son horribles. Sorprende además porque el sensor viene de la mano de Samsung, ya que estamos ante un Isocell, pero el trabajo de captura es tan malo que incluso con el tiempo de respuesta de la previsualización de imagen ya nos hacíamos una idea de que los resultados no iban a ser muy buenos.



El efecto desenfoque se aplica fatal, ya que sinceramente parece un mal filtro aplicado por software con resultados similares sea cual sea la escena y el objeto a fotografiar. Es desde luego una de las peores características de este MIX.

Su inspiración con el MIX de Xiaomi es tal, que Doogee ha incluido también la cámara frontal en el bisel inferior del frontal, un lugar en el que las personas que sujeten el teléfono con la mano derecha podría llegar a molestar en la mayoría de ocasiones. Eso se soluciona rápidamente dando la vuelta al terminal y colocando la cámara en el lado superior, unas molestias que nos parecen innecesarias si tenemos en cuenta que los biseles no son tan delgados como en un principio creíamos imaginar.


En resumen, estamos ante un teléfono que destaca precisamente en las funciones que menos intenta destacar, ya que ni los bordes de la pantalla, ni su doble cámara consiguen ser eficaces. Por otro lado, por 199 euros los compradores se llevarán un terminal completo que luce bien en calidad de pantalla y en rendimiento general, por lo que no tendrán problemas para ejecutar la mayoría de juegos, almacenar muchas fotos (podremos usar una tarjeta microSD para aumentar la capacidad de almacenamiento) y disponer de un diseño con acabado metálico y de cristal bastante resultón.

From around the web

ear iconeye icontext filevr