Image credit:

Acusan a China de coleccionar muestras de ADN de manera “injustificada”

Se han tomado muestras de sangre, huellas dactilares y escaneos de iris a los residentes de Xinjiang.
Share
Tweet
Share
Save

Según la organización por la defensa de los derechos humanos (HRW), China ha estado coleccionando datos biométricos de millones de personas en Xinjiang. Desde febrero, las autoridades han estado recopilando muestras de AND, huellas y escaneos oculares en la región, la cual es, dejando al lado el Tibet, la única zona donde la etnia Han no es mayoría. Es una zona donde el gobierno impone controles de vigilancia más estrictos que en cualquier otra zona del país.

La web del gobierno de Xinjiang aclara que los datos tomados de las personas con edades entre 12 y 65 años estarán vinculados a las tarjetas de registro del hogar (hukou), algo que ya limita el acceso a la atención médica, vivienda y educación exclusivamente a los residentes. El documento del gobierno dice que "regular la gestión de las tarjetas de identificación sirve para crear una base de datos básica de la población, basada en números de identificación, de la región autónoma".

Pero desde HRW aseguran que la recopilación obligatoria de los datos biológicos tiene "un potencial particularmente abusivo" y "apenas parece justificable como medida de seguridad", teniendo en cuenta los amplios controles que ya están implementados en la región de Xinjiang. Según la directora de HRW en China, Sophie Richardson, "las autoridades chinas parecen pensar que pueden lograr "estabilidad social" colocando gente bajo el microscópio, pero estos programas abusivos tienen más probabilidades de profundizar la hostilidad hacia el gobierno".

China, que ha impulsado la recopilación de datos biométricos durante años, no es el primer país en implementar las medidas. En el 2009, La India preparó un programa "voluntario", Aadhaar, que se presentó como una manera de simplificar los pagos y reducir el fraude, pero que en los últimos tiempos se ha convertido en un proceso obligatorio para abrir negocios financieros básicos, como puede ser abrir una nueva cuenta bancaria e incluso hacer pagos por una cantidad específica.

La crítica dice que Aadhaar ofrece poderes de vigilancia inaceptables al gobierno y, tras varios problemas de seguridad con los datos, ha puesto también en peligro la privacidad de los ciudadanos. Por suerte, una sentencia histórica para el país declaró a comienzos de este año que los ciudadanos indios tienen un derecho fundamental a la privacidad. Resulta impensable que en China ocurra algo similar, ya que con la tendencia de cero tolerancia que suelen tener con las cosas, esperar un juicio defendiendo los derechos humanos suena como algo de ciencia ficción.

From around the web

ear iconeye icontext filevr