Image credit:

Freemium: ¿Y si hubiera comprado Bitcoins?

Reflexiones a toro pasado
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Bienvenido a Freemium, una sección en la que Jose Mendiola expresa su opinión personal sobre el mundo de la tecnología. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos.

Todavía lo recuerdo con nitidez: estaba con un amigo tomando una cerveza y salió el tema como de pasada ¿Y si compramos Bitcoins? Esta conversación tuvo lugar hace un par de años cuando la moneda todavía no había despuntado del todo. En aquel momento descartamos la idea, sobre todo porque nos pareció algo un poco de frikis y de dudosa solvencia... Pero han pasado los meses y los años y la criptomoneda ha pulverizado todos los techos; tanto es así que si hubiérmos comprado unas pocas monedas ahora tendríamos un buen pico.

Sin embargo, la moneda está viviendo precisamente ahora una caída a plomo que está desatando las alarmas de los que apostaron por ella por motivos meramente especulativos, y esto no ha hecho más que empezar. Pero si eres, como yo, alguien que todavía se está rascando la cabeza sin saber muy bien de qué va esto, aquí te lo explico de forma llana.

Qué es un Bitcoin

Cuando por fin se despertó mi interés real por esta moneda me animé a indagar con más conciencia en el asunto ¿Qué es exactamente un Bitcoin? Se trata de una moneda virtual (sí, no es una moneda de curso legal con soporte en papel), cuya característica más peculiar y diferencial es que no está regulada por un banco central. Esto último resulta fundamental para entender su volatilidad (luego entramos en esto), puesto que en momento alcista o bajista -como el que vivimos ahora- ningún organismo puede intervenir comprando o vendiendo masivamente Bitcoins para regular su precio.

Sí, es una moneda libre, en teoría, cuya cotización depende únicamente del libre mercado: si la demanda es alta, su valor se dispara, pero si todo el mundo se pone a vender Bitcoins, su precio cae a plomo. Esta libertad ha logrado subidas récord de la moneda, pero también caídas espectaculares (ahora mismo ha perdido 2.000 dólares en apenas 12 horas), una volatilidad extrema no apta para corazones poco aventureros.

La noche en que casi los compré

Y tras muchos dimes y diretes, la pasada semana casi, por fin, me decido a adquirir Bitcoins: me bajé la app de Coinbase (una de las plataformas que actúan como brokers) y desde el iPhone en un par de toques, casi me animo a entrar en juego. Digo 'casi' porque al final la tecnología me rescató del desastre: en el último momento, algo falló y no pude comprar ni un solo euro en Bitcoins. Menos mal: la moneda cotizaba por encima de los 16.000 y fue justo horas antes de su mega caída.

Aunque dado lo volátil de esta moneda, cada hora cambia radicalmente su cotización, a modo de referencia, ahora mismo cotiza a 10.000 dólares, así que la pérdida económica hubiera sido dramática y en tiempo récord. No obstante, algunos expertos consideran que puede volver a repuntar, aunque aquí va todo muy rápido y no se sabe a ciencia cierta cuál será la tendencia en las próximas horas (ya no se puede hablar ni de días).

¿Y ahora, qué?

En realidad, no ha cambiado prácticamente nada en torno al Bitcoin desde su lanzamiento, su boom y su actual oscilación hacia el abismo; la moneda sigue flotando libremente al pairo de las mareas y no parece que nadie pueda cambiar esto a corto y medio plazo. Así las cosas ¿merece la pena invertir? Yo creo que la mejor respuesta es la que escuché en su día en un podcast: "invierte solo aquello que te pueda sobrar en un momento dado"; es decir, algún extra inesperado y siempre que no sea de gran cuantía.

Mi intención a la hora de adentrarme en el mundo del Bitcoin fue la de la diversión con una pequeña cantidad, pero vista la brutal fluctuación de la criptomoneda, he aparcado la idea (definitivamente). Si quieres sacar rentabilidad a tus ahorros, un fondo de inversión mixto puede resultar una buena opción y sin tantos sobresaltos...

From around the web

ear iconeye icontext filevr