Image credit:

Aflac, el robot que hará más llevadero el tratamiento de los niños con cáncer

Este pato interactúa con los pacientes hospitalarios y facilita su lucha contra la enfermedad.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Enfrentarse a una enfermedad como en cáncer no es, desde luego, plato de gusto de nadie, pero resulta especialmente difícil para los niños, que no terminan de entender qué está sucediendo y por qué les someten a tratamientos tan difíciles. A partir de ahora, médicos y familiares contarán con un nuevo e inesperado aliado que hará las cosas más fáciles para los pequeños pacientes y también ayudará en la aplicación de tratamientos médicos para hacer frente a esta enfermedad.

Nos estamos refiriendo a My Special Aflac Duck, o para entendernos, mi especial pato Aflac, un robot especialmente diseñado para que los niños atraviesen estos duros momentos de una manera más humana, y que acaba de recibir el premio CES al mejor dispositivo para el hogar en este certamen. Este premio es la recompensa, sin duda, a años de esfuerzo para los creadores de este proyecto paralelo de la firma aseguradora, y consolida su aplicación en los hospitales.

A diferencia de los robots interactivos a los que estamos bien acostumbrados, el pato Aflac no cuenta ni con cámara ni con micrófono... porque en realidad no los necesita: en su lugar, su relación con el paciente se lleva a cabo mediante múltiples sensores repartidos a lo largo de su plumaje, de manera que responden a los mimos y caricias realizados por los niños. La idea principal detrás de este proyecto consiste en que los pequeños pacientes cuenten con un 'aliado' capaz de estar con ellos en todo momento e incluso acompañarles a zonas restringidas en los que se les suministran los tratamientos.

En este sentido, una de las más interesantes funciones de Aflac consiste en replicar los tratamientos que se van a llevar a cabo al niño; es decir, que los médicos explicarán al niño qué tratamientos le van a aplicar, pero no con la intención directa de informarle, sino para que él mismo haga de médico con su mascota y se haga un doble tratamiento.

Para ello, los pequeños pacientes contarán con un kit de medicamentos e inyecciones que deberán aplicar al pato en cuanto los galenos se lo indiquen, y todo ello con el objetivo de que el niño no se encuentre solo en el complicado trance. My Special Aflac Duck nunca se va a comercializar ya que no hay un afán de lucro en este proyecto; en su lugar, se entregará de forma gratuita a los más jóvenes afectados por esta enfermedad en los diferentes hospitales de Estados Unidos.

From around the web

ear iconeye icontext filevr