Image credit:

Así podría ser el teléfono plegable de Samsung: El Galaxy X

Ideal para pequeños bolsillos.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Ahora que teníamos la mente puesta en el MWC con el Galaxy S9 asomando la patita, va LetsGoDigital y nos cambia los planes por completo. La web holandesa acaba de dar con otra pista más relacionada con el futuro Galaxy X, el teléfono plegable de Samsung del que llevamos escuchando rumores desde hace ya varios meses. Pues bien, los detalles de hoy llegan directamente de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, lugar donde podemos encontrar los bocetos y renderizados del misterioso terminal a través de su patente recién solicitada.

En las imágenes del documento podemos ver cómo el terminal tendrá unas dimensiones similares a las de un Galaxy Note, con una proporción aparentemente 2:1 (ligeramente más alargada), confirmando que el pliegue se realizará hacia la cara interna, dejando la pantalla cubierta cuando el teléfono está plegado.

La patente explica además cómo es internamente el sistema de engranaje que mantendrá la curvatura de la pantalla controlada en todo momento. Un complejo sistema que velará por la vida del panel y que se trata del elemento más complejo del terminal, ya que incluye una placa deslizable que se desplazará para modificar la longitud del dispositivo según esté plegado o no (necesario por cuestiones físicas).

Se estima que la pantalla tenga unas dimensiones totales de 7,3 pulgadas, y aparentemente la patente no olvida ninguno de los sensores que actualmente podemos encontrar en los teléfonos de hoy en día, como aquellos de proximidad, cámara y flash LED, altavoz, y hasta se habla de la posibilidad de integrar el sensor de huellas en la pantalla (aunque también representan un botón físico en la parte inferior).

Sabiendo ya que Samsung incluirá este dispositivo dentro de la familia Note (el propio Koh Dong-jin lo confirmaba hace unos meses), queda todavía por saber si el fabricante será capaz de tenerlo listo para este mismo año o si por el contrario, esas complicaciones que aseguraban tener (apostamos que relacionadas con la bisagra) acabarán frustrando los deseos de lanzar el dispositivo flexible en el 2018 y nos obligue a trasladarnos hasta el 2019. Visto lo visto, parece que la espera seguro que merecerá la pena.

From around the web

ear iconeye icontext filevr