Image credit:

Freemium: Amazon Go, o por qué pasar por caja es tan del pasado

En realidad, ya no necesitamos ni cartera.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Bienvenido a Freemium, una sección en la que Jose Mendiola expresa su opinión personal sobre el mundo de la tecnología. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos.

Toca hacer la compra; ya no hay excusas. El frigorífico parece un solar en desuso y dedicamos nuestro tiempo a abrir y cerrar los armarios de la cocina en busca de algo que llevarse a la cola. 'Hacer la compra' es una frase generalmente odiada por el común de los mortales, un mal necesario en el que no solo perdemos dinero, sino que malgastamos el cada vez más preciado tiempo y nos dejamos por el camino buena parte de nuestra paciencia.

Uno de los mayores obstáculos que nos frena es precisamente el tiempo que se pierde, y en este sentido el paso por caja resulta verdaremente desalentador: estar minutos mirando al techo mientras vemos el enorme carro del cliente precedente descargarse poco a poco puede ser matador. Sin embargo, Amazon nos acaba de recordar que esto no tiene por qué ser así, y de hecho, pasar por caja es totalmente algo del pasado a lo que ya nos hemos acostumbrado servilmente. En el futuro no habrá cajas, como hemos visto en Amazon Go.

Lo que plantea Amazon es insultantemente simple, pero no sencillo de implementar: entras, coges lo que quieres y te vas. ¿Puede haber algo más intuitivo y rápido? El gigante del comercio electrónico sabe que una manera clara de incrementar las ventas reside en facilitar las cosas a un cliente cada vez más escurridizo: entregas mediante drones, que el repartidor entre en casa en tu ausencia... La idea reside en eliminar por completo cualquier atisbo de pereza y con Amazon Go parece que la intención es la misma.

¿En qué consiste este sistema de local? El usuario del servicio debe ser cliente de Amazon y 'registrarse' en la tienda presentando el código QR en un lector ubicado en la entrada; a partir de ese punto, el cliente será estrechamente vigilado por un conjunto de cámaras cuya información será gestionada mediante deep learning y un entramado de sensores. Gracias a todo esto, el sistema sabe exactamente qué te llevas y qué te dejas.

¿Por qué resulta esto importante? Porque al salir no es necesario presentar los productos en una caja, y de hecho, estos locales no tienen caja: solo una puerta de entrada y salida. Es decir, que lo que llevas en la bolsa es lo que pagarás sin necesidad de procesos intermedios; al llegar a la puerta, una notificación push te avisará del monto total, y si todo es correcto (y ellos están bien seguro de eso), ese importe se pagará directamente mediante la cuenta vinculada.

El reclamo de este modelo de negocio es precisamente el hecho de eliminar las colas, pero ha sido tal la expectativa despertada en las redes por este nuevo modelo de comercio, que la apertura inaugural ha estado repleta de... colas. Un brindis impagable a la ironía, que no nos debe distanciar del mensaje fundamental: la idea es ya un éxito y no tenemos dudas en que ha llegado para quedarse.

From around the web

ear iconeye icontext filevr