Image credit:

No todo es fiesta: Tesla registra pérdidas récord en su último trimestre

Aunque los ingresos han subido.
Drita, @drita
02.08.18
Share
Tweet
Share
Save

Después de ver cómo su CEO ponía uno de sus Roadsters en el espacio, Tesla ha hecho públicos los informes de su último trimestre fiscal, en los que se puede ver que la compañía ha llegado a registrar pérdidas récord, al tiempo que, paradójicamente, aumentaba sus ingresos.

La firma de Elon Musk, que apunta estar trabajando a destajo para alcanzar el objetivo de producir 5.000 unidades del Model 3 a la semana, perdió en el cuarto trimestre del 2017 la friolera de 675 millones de dólares, muy superior a los 121 millones que perdió en el mismo periodo en el 2016.

Curiosamente, Tesla aumentó al mismo tiempo los ingresos, pasando de los 2.850 millones del año anterior a los 3.288 millones de este trimestre del 2017 (más de lo esperado por los analistas). La compañía ha querido tranquilizar a todos indicando que espera comenzar a generar "ingresos trimestrales positivos de forma sostenida" en este 2018.

Musk apunta que si han sido capaces de "enviar un Roadster al cinturón de asteroides", probablemente podrán también solucionar "la producción del Model 3". Y es que este es sin duda el gran caballo de batalla de la compañía, que se ha dado cuenta que hacer planes de volumen de producción puede llegar a ser algo muy complicado: "Es importante tener en cuenta que, si bien estos son los niveles en los que estamos enfocados y tenemos intención de lograrlos, nuestra experiencia previa [...] nos ha demostrado la dificultad de pronosticar con precisión tasas de producción específicas en puntos concretos del tiempo".

Elon se ha acordado en sus declaraciones sobre los resultados financieros del esperado y aún misterioso Model Y, asegurando que está aprendiendo más que nunca sobre fabricación gracias al Model 3. "Estamos muy entusiasmados con la forma en que estamos diseñando el Modelo Y", apuntó.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En cuanto al segmento energético, subió un 45% la distribución de equipos de almacenamiento, aunque las placas solares se redujeron un 20%. Estas cifras no reflejan las baterías instaladas en Australia, que se incluirán en los datos relativos al primer trimestre del 2018. Veremos si para entonces la cosa remonta.

From around the web

ear iconeye icontext filevr