Image credit:

El Samsung Galaxy S9 repite fórmula con pequeños toques de innovación

Luce igual, pero no es lo mismo.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Para qué cambiar las cosas cuando lo estás haciendo tan bien. Eso es lo que ha debido de pensar Samsung a la hora de diseñar su nuevo Galaxy S9, un terminal espectacular que difícilmente sabrás reconocer a primera vista frente a un Galaxy S8 dado su increíble parecido, pero que a medida que lo conoces mejor te das cuenta de ciertas novedades que lo hacen mejor. Al menos en el papel.

Esquinas redondeadas, bordes curvados, biseles muy reducidos y un cuerpo de vidrio con marco de aluminio lo convierten en una pieza de joyería con muy buen tacto en la mano, pero, esa descripción podría ser la misma que utilizaríamos para hablar del Galaxy S8, ¿verdad? Entonces, ¿qué ha cambiado? Para empezar, la pantalla está protegida por cristal Gorilla Glass 5 tanto en la parte frontal como en la trasera, al mismo tiempo que el panel es ahora más oscuro cuando está apagado, consiguiendo mayor uniformidad visual cuando no hay ninguna imagen mostrada (prácticamente no veremos la pantalla cuando está apagada).



El fabricante asegura que han conseguido reducir los biseles inferior y superior exprimiendo el hueco necesario para la cámara frontal, los sensores y el altavoz, pero lo cierto es que no hemos notado diferencias con la anterior generación teniendo uno frente al otro. No sabemos si las diferencias son milímetros o micras, pero de un primer vistazo no hemos sabido identificar ese ahorro de espacio. Sí hemos visto un ligero cambio en el marco de aluminio, que ahora presenta un corte más recto (sigue siendo redondeado) y sin chaflán, ganando así unos milímetros en la longitud completa del dispositivo, y presentando un acabado todavía más limpio.

Algo que podría no llamar la atención tan directamente es el brillo de la pantalla, ya que ahora el panel cuenta con mayor brillo que el Galaxy S8, una característica que mejorará la imagen en exteriores y los efectos HDR en imágenes compatibles, permitiendo además obtener una mejor calidad de imagen.

Gallery: Samsung Galaxy S9 | 42 Photos



La última novedad estética está en el lector de huellas, ahora acompañado por primera vez en la familia Galaxy S por una pareja de cámaras en el caso del S9+, y situado debajo de las lentes para que sea más natural encontrarlo sin mirar el dispositivo. El sensor está ahora más marcado y diferenciado que nunca, por lo que será difícil confundir o no encontrar el lector de huellas a ciegas. El lector del ritmo cardíaco y el flash han pasado a estar a un lado de las cámaras, un lugar donde no molesta y que garantiza el perfecto funcionamiento del flash LED de cara a las fotos.

Dicho todo esto, no nos negarás que el parecido entre ambos dispositivos es innegable, así que, ¿merece la pena el cambio al Galaxy S9? Ahí es donde entran en juego los nuevos elementos.



Samsung ha querido dejar muy claro que uno de sus pilares principales con el Galaxy S9 es la cámara, y para ello ha incluido una característica nunca antes vista en un móvil de la competencia. La cámara es capaz de modificar la apertura de la cámara principal, pasando de un f/2.4 a f/1.5, por lo que, en caso de necesitar más luz, la máxima apertura conseguirá capturar el máximo posible para iluminar la escena donde antes obteníamos total oscuridad. El teléfono seleccionará la apertura automáticamente según necesitemos más luz o no, aunque con el modo Pro podremos jugar con estos valores a nuestro gusto. Esta característica estará disponible tanto en el S9 como en el S9+.


Pero de nada sirve disponer de estas ventajas si luego el procesado de la imagen no es el correcto, y ahí es donde entra la tecnología "Super Speed dual Pixel", que se encarga de disparar hasta 12 imágenes individuales (el S8 hacía 3 fotografías) para reducir el ruido en la escena ayudándose también de la tecnología Dual Pixel ya introducida en el Galaxy S7. Todo este proceso de cálculo y tomas de fotos es posible gracias a la memoria RAM integrada en el propio sensor, algo que podría indicar que Samsung hace uso del sensor de imagen de Sony, detalle que han preferido no confirmar.

Por si fuera poco, el Galaxy S9 incluye además un modo de grabación a baja velocidad que alcanza las 960 imágenes por segundo, una tasa de imágenes que transforman una toma de 0,2 segundos en un clip de 6 segundos de duración. La novedad en este aspecto es que la marca ha diseñado un modo de captura automática que detectará el momento en el que aplicar el efecto de baja velocidad simplemente por movimiento. Para ello colocaremos un recuadro que aparece en la pantalla en la zona en la que creamos que se vaya a producir el mejor momento a baja velocidad, de forma que cuando se produzca movimiento en ese área, el terminal active el modo de baja velocidad.



El modo funciona, pero la detección de movimiento dependerá mucho de la escena, ya que, si grabamos directamente a una persona con un fondo con movimiento, el teléfono activará el modo slowmo de manera errónea. De todas formas, la idea está bastante bien y ayudará en muchas ocasiones a conseguir grandes resultados. Esa será la manera automática, pero también tendremos a nuestra disposición un modo Pro en el que poder ajustar mejor los parámetros.

Estas son las principales funciones que destacan en el apartado de cámara, aunque debemos de mencionar la ausencia del modo de grabación 4K HDR, una modalidad soportada por el Snapdragon 845 (procesador que monta), y que por alguna extraña razón han decidido no implementar (¿será que la variante con Exynos para Europa no lo soporta?). Las diferencias entre el S9 y el S9+ en cuanto a cámaras se resume en la presencia de la doble cámara en el S9+, un conjunto que permitirá disparar con zoom y aplicar los efectos de desenfoque que, por cierto, siguen sin convencernos demasiado.



Aunque estas sean las principales características de la cámara, Samsung no ha querido cerrar su apartado fotográfico con una nueva función también relacionada con las cámaras. Se trata de los AR Emoji, una representación de nuestro rostro en forma de avatar animado que utiliza la cámara frontal para crear un avatar animado muy al estilo de la aplicación Bitmoji, aunque con mejores resultados. El problema está en que no siempre consigue buenos resultados, ya que en muchas ocasiones el avatar resultante no se parece en nada a la persona capturada. El software nos ofrecerá 18 gestos diferentes, aunque también podremos grabarnos mientras hablamos para que el muñeco en la pantalla imite nuestros gestos. Si te cansas de tu propio avatar, también podrás usar diferentes personajes animados, como puede ser el caso de Mickey Mouse.



La buena noticia es que todos los gestos se pueden exportar en formato GIF para poder compartirlos inmediatamente en cualquier servicio de mensajería o red social, por lo que no estaremos limitados a un ecosistema cerrado de Samsung. La idea más o menos funciona, pero no nos llega a sorprender tanto como lo hizo los Animoji de Apple, función que nos parece más original y que mantiene la esencia de los emojis tradicionales.

Aunque la cámara trasera se lleva el principal protagonismo, la frontal también tiene importancia gracias a su función de detección facial. Este modo se combinará con el escáner de iris para mejorar el funcionamiento del desbloqueo facial. Según Samsung, el escáner de iris no funciona tan bien a plena luz del día como lo hace durante la noche, así que para evitar problemas ha decidido hacer uso del reconocimiento facial cuando el iris falle. Esta combinación de ambos métodos da vida al llamado "Intelligent Scan".

Dado que la inteligencia artificial está a la orden del día, no podía faltar el toque de Bixby. El asistente virtual de Samsung sigue estando presente (y su botón dedicado también), y ahora llega con nuevos trucos para sorprender al personal. Podremos por ejemplo hacer uso de un modo de traducción instantánea que se encargará de traducirnos señales, carteles e incluso textos escritos a mano de un idioma a otro con la ayuda de Google translate. Funciona francamente bien y es una opción que nos parece muy interesante que hayan integrado.

Otro tema es el modo de maquillaje, una función que permitirá aplicar virtualmente diferentes productos de maquillaje para ver el resultado aplicado en tiempo real en nuestro rostro y ofrecernos la posibilidad de comprar directamente aquellos productos en los que estemos interesados. Nos parece una función pensada para un nicho muy específico que podría no tener demasiada acogida.

Otra función añadida es la posibilidad de calcular las calorías de un plato con sólo apuntar con la cámara. El Note 8 ya mostró una versión de pruebas de la función, aunque ahora la incluida en el S9 es más exacta y más completa. Puede que siga cometiendo algunos errores a la hora de identificar un plato con exactitud, pero siempre podremos modificar los parámetros manualmente para seguir con nuestra dieta a rajatabla.

Como habrás podido comprobar, la mayoría de nuevas funciones incluidas buscan el aspecto social y creación de contenidos. Es un perfil que Samsung ha querido remarcar a conciencia, y que se refuerza todavía más con el nuevo DeX. La nueva estación de conexiones seguirá transformando el teléfono en una estación de trabajo con sólo conectarlo al accesorio, con la novedad de que ahora el terminal descansará horizontalmente para poder utilizarlo como TouchPad.

Lejos de limitarse en los aspectos creativos, el nuevo Galaxy S9 también incluye mejoras de hardware relacionadas con el sonido (ahora incluye dos altavoces estéreos de AKG con tecnología Dolby Atmos), un procesador de ocho núcleos fabricado con tecnología de 10 nanómetros y una memoria de 4 GB y 6 GB de RAM para el S9 y S9+ respectivamente. El resto sigue igual respecto al S8, con baterías de 3.000 y 3.500 mAh, pantallas de 5,8 y 6,2 pulgadas, carga inalámbrica y resistencia al agua con certificación IP68.

Muchas de las novedades podrían no justificar el salto de un S8 a un S9, pero no se nos ocurre mejor manera para cerrar un producto redondo sin demasiados riesgos. Los rumores dicen que el supuesto Galaxy X se atreverá con un diseño plegable que marcará una nueva etapa en la industria, así que esta manera de mantener lo esencial y el trabajo bien hecho podría ser la decisión más adecuada para continuar con el éxito de los Galaxy S.

[Actualización: los Galaxy S9 y Galaxy S9+ ya se pueden reservar por 849 y 949 euros, respectivamente. Su fecha prevista de envío es el 8 de marzo. Aquí te contamos un poco más al respecto.

Haz clic aquí para seguir las últimas noticias del MWC 2018.

From around the web

ear iconeye icontext filevr