Image credit:

Waymo mete el dedo en el ojo a Uber: “nuestra tecnología hubiera evitado el atropello”

El CEO no se muerde la lengua, precisamente.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Tenemos la secuencia bien registrada en nuestras retinas: el Volvo de Uber circula con el sistema de conducción asistida activado mientras el chófer de seguridad aparece en la cámara interior sin estar centrado en la carretera; la exterior nos muestra el fatal desenlace. ¿No podía haber detectado el sensor la presencia de la difunta peatona? Desde Waymo están seguro de que sí, y así lo ha dejado saber su CEO.

John Krafcik aprovechó su intervención en un acto ante responsables de concesionarios de coches para lamentar el suceso y afirmar que su tecnología "es lo suficientemente robusta para gestionar convenientemente este suceso". Dicho de otra manera, que un vehículo de Waymo hubiera frenado a tiempo y posiblemente evitado el fatal desenlace. ¿Es esto realmente así?

Los expertos coinciden en que algo falló clamorosamente en los sistemas de seguridad del SUV de Uber y es que, como recordaremos, el vehículo no llegó a activar ningún sistema de frenado. Este hecho ha motivado que los fabricantes de los dispositivos implicados hayan corrido a desvincularse del error: los responsables de Lidar -el radar láser que comprueba la carretera- afirman que su sistema sí es capaz de detectar una persona cruzando en la oscuridad, "pero no puede tomar la decisión de frenar".

También ha querido desmarcarse del incidente Aptiv, el fabricante del sistema anticolisión que equipan de fábrica algunos modelos de Volvo, aclarando que Uber desactivó su tecnología en los vehículos con conducción asistida, por lo que no tienen relación alguna con el posible fallo. Lo que parece cada vez más claro es que algo no fue bien, a nivel tecnológico, y tanto Uber como las autoridades de Texas, han detenido todas las pruebas realizadas con vehículos autónomos.

From around the web

ear iconeye icontext filevr