Image credit:

Las cámaras del Huawei P20 Pro esconden más secretos de los que pensábamos

iFixit ha publicado la guía de reparación del terminal.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Si eres de los que disfrutan viendo las tripas de los dispositivos electrónicos, seguro que estabas esperando con ganas el destripado del nuevo Huawei P20 Pro. Pues bien, iFixit se ha animado a realizar su peculiar autopsia al nuevo buque insignia de Huawei, y por fin hemos podido saber qué se esconde tras ese trío de cámaras y qué diferencias existen respecto a los modelos del mercado con doble cámara. Llama la atención que el triple módulo de cámaras ocupa especialmente poco, al mismo tiempo de que la placa lógica del terminal hace lo propio reduciendo su tamaño a niveles realmente sorprendentes.

Esta manera de aprovechar el espacio permite colocar una batería de 4.000 mAh con total soltura, aunque ello ha obligado, al parecer, a retirar el puerto de auriculares. Otro punto interesante relacionado con las cámaras que ha descubierto el despiece es que los tres objetivos cuentan con estabilización óptica, ya que iFixit se ha encargado de comprobar de manera rudimentaria los mecanismos que permiten a las lentes mantenerse en equilibro cuando se empujan manualmente.

Este punto es bastante interesante, ya que la marca aseguró que sólo la cámara de 8 megapíxeles contaba con estabilización óptica, dejando a las de 20 megapíxeles monocromo y 40 megapíxeles en manos del software y la Unidad de Procesamiento Neuronal. ¿Por qué? No sabemos si Huawei simplemente prefiere dar más importancia a su inteligencia artificial y camufla el método mecánico para dar más valor a la IA (que por otro lado estaría presumiendo de cierta habilidad sin ser 100% cierto). Estaremos atentos en ver si Huawei se pronuncia al respecto.

A los chicos de iFixit hay algunas cosas que no les gusta demasiado, ya que la lleva la placa lógica a la parte superior del teléfono, Huawei se ha visto obligado a usar un cable flex que pasa por encima de la batería y permite conectar los altavoces y el puerto de carga con la placa principal del dispositivo. Como era de esperar, la batería está completamente pegada al chasis, y para retirarla se necesita limpiador de pegamento para poder extraerla adecuadamente.

Al final, como era de esperar, el índice de reparabilidad adjudicado por iFixit no es especialmente positivo. La nota final es un 4, cifra definida principalmente por la fragilidad del cristal que debemos de retirar para acceder al interior y todos los adhesivos utilizados en la batería y en la pantalla. La nota positiva llega con los diferentes componentes modulares que están presentes en el interior, unos elementos que, si bien no demuestran una total integración y un trabajo excelso en el diseño del hardware, sí permitirán reparar y sustituir piezas con mayor facilidad para el usuario o el servicio técnico local.

From around the web

ear iconeye icontext filevr