Image credit:

El Black Shark de Xiaomi promete el mejor rendimiento jugón por menos de 400 euros

Y con un accesorio para transformarlo en Switch.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Hoy era el día en el que conoceríamos al Black Shark, un teléfono con el mismo nombre de la compañía que le da vida y que llamó la atención por tener el beneplácito (y la financiación) de Xiaomi para hacerlo realidad. Es un teléfono peculiar, y no sólo por sus características, sino también por el diseño, ya que mezcla un estilo deportivo y desenfadado que incluye unas terminaciones en su espalda a modo de empuñaduras.

Y lo hace porque la intención del fabricante es que pases horas y horas jugando con él. Primero por sus características, con una pantalla de 5,99 pulgadas de formato 18:9 con resolución Full HD+ que dará vida un procesador Snapdragon 845 de 10 nanómetros con CPU Kryo 385 y una GPU Adreno 630. Como ya habíamos oído con anterioridad, habrá versiones de 6 GB y 8GB de RAM con 64 y 128 GB respectivamente, aunque finalmente la característica de una pantalla con refresco de 120 Hz como la del Razer Phone se cae finalmente.


El detalle llamativo lo pone un sistema de refrigeración líquida que mantendrá las cosas a la temperatura correcta en el interior del teléfono, mientras que la batería será de 4.000 mAh, una capacidad que muchos agradecerán para disfrutar del mayor tiempo jugando sin conectarlo a la corriente eléctrica (promete 5 horas de juego).

Pero si hay algo que llama especialmente la atención en el Black Shark, es que junto al teléfono venderán un accesorio a modo de controlador con joystick que acoplaremos en uno de sus lados y que nos permitirá disfrutar de un control más preciso que el stick virtual sobre la pantalla (los botones de acción seguirán mostrándose en la pantalla.



Este accesorio no es algo realmente novedoso, ya que a día de hoy existen muchas soluciones que funcionan también por Bluetooth y que permiten un control extra más cómodo, aunque técnicamente se conecta de manera mucho más rápida que cualquier otro del mercado (¿tendrá una conexión similar a los AirPods de Apple?). De todas formas, tiene sentido que un teléfono de estas características y con este perfil lo ofrezca, aunque nos gustaría haberlo encontrado de serie y no a la venta por separado (costará unos 20 euros). Eso sí, las 50.000 primeras unidades vendrán con el accesorio incluido, lo cual no está nada mal.



El resto de características de este Black Shark se completan con una doble cámara de 20 y 12 megapíxeles que no olvidará efectos de desenfoque ni el modo retrato, así como una tercera cámara en el frontal de 20 megapíxeles con la que cubrir todo tipo de selfies. Este Black Shark se pondrá a la venta de inmediato en china con un precio de 2.999 y 3.499 yuanes chinos (389 y 450 euros respectivamente), y como suele ser normal en este tipo de productos enfocados al mercado chino, tendrás que tirar de distribuidores internacionales para poder hacerte con uno.

From around the web

ear iconeye icontext filevr